Sotogrande

BLOG

Sierra Nevada

Facebook
Twitter
Village Verde – Sierra Nevada

Una ubicación única – esquí por la mañana, playa por la tarde

En verano, Sotogrande es insuperable con sus playas doradas, su exclusivo puerto deportivo, su golf de primera categoría y sus partidos internacionales de polo. Sin embargo, lo que muchos desconocen es la sorprendente oferta de actividades que ofrece durante el invierno. Por supuesto, el golf cobra protagonismo gracias a las suaves temperaturas del sur del Mediterráneo, pero también puede resultar interesante saber que a menos de tres horas se encuentra la estación de esquí más alta de la península.

No hace falta coger un avión para esquiar desde Sotogrande. A 27 km de Granada se encuentra Sierra Nevada, a la que se accede por una pintoresca carretera que serpentea entre pinares nevados hasta llegar a la estación de Pradollano, a 2.100 m de altitud. El pueblo que le espera, aunque sigue estando en Andalucía, debe más su diseño a los Alpes, con edificios de madera de estilo suizo y largos tejados inclinados. A menos de 3 horas de distancia, es aquí donde en vacaciones de invierno y fines de semana encontrará a muchos de los residentes de Sotogrande disfrutando de la nieve.

Sierra Nevada ocupa 86.208 hectáreas y su pico más alto, el Mulhacén, alcanza los 3.482 metros, además de otros 14 picos que superan los 3.000 metros. La estación cuenta también con la mayor pista esquiable del país, de 1.200 metros. La temporada alta de esquí suele comenzar en diciembre y puede seguir ofreciendo buenas pistas hasta marzo, aunque en el pasado las condiciones han sido lo suficientemente favorables como para prolongar la temporada hasta mayo.

VILLAGE VERDE - Sierra Nevada

Una estación para todos los gustos

La estación se encuentra por encima de la línea de arbolado y, gracias al clima único de Andalucía, la mayoría de los días los esquiadores pueden disfrutar de pistas de un blanco inmaculado con el cielo azul como telón de fondo. En los días despejados, la costa de África se divisa a lo lejos sobre el mar Mediterráneo.

Los esquiadores y snowboarders están bien atendidos, con una variada gama de pistas para todos los niveles, que abarcan 79 pistas y 23 remontes. Los principiantes encontrarán muchas pistas anchas y onduladas, mientras que los más experimentados disponen de una buena selección de pistas azules y rojas. Los esquiadores expertos y los que buscan emociones fuertes pueden probar las pistas de mogul o el eslalon gigante de la Copa del Mundo conocido como “Fuente del Tesoro”.

Sin embargo, no todo el mundo que se acerca a la montaña quiere esquiar o hacer snowboard, y hay mucho que hacer además de ir a las pistas. Mirlo Blanco es una zona para los entusiastas de la nieve que no esquían pero disfrutan con las actividades invernales. El trineo ruso lleva a los pasajeros a una altura de 250 m para luego descender 500 m a gran velocidad, mientras que también se ofrecen paseos en trineo, trineo-bicicleta y tubing.

Es muy posible pasar un día esquiando y regresar por la tarde, pero también abundan las instalaciones para quienes deseen quedarse más tiempo. Hoteles como El Lodge, hermano del Marbella Club, Sol y Nieve, de Meliá, y Vincci Rumaykiyya ofrecen acogedoras habitaciones, lujosos spas y terrazas exteriores desde las que disfrutar del espectacular paisaje.

Buscar
error: Content is protected